jueves, 19 de mayo de 2016

Un día cualquiera.

                                               

                                                  Autora de la pintura: Hope Gangloff/
                                                  Autora del texto: Irä.
                             


Escucho los chasquidos: incesantes e incómodos. Se filtran por mis ojos hasta formar una masa heterogénea de dudas y cavilaciones que pellizcan mis párpados; retuercen mis pestañas y  machacan la córnea al ritmo de los gritos angustiosos del pasado.
 Mi cerebro crepita, ansioso; mastica mis pensamientos exigente y autoritario —, reclama una nueva oleada de dopamina ficticia.
 La sangre fluye revuelta en un intento desesperado de llegar a mi pútrido corazón; el corazón, ese músculo tan innecesario que martillea mis entrañadas con cada recuerdo mal encuadrado de tu pelo desordenado. Es demasiado duro cargar con un corazón; eso jamás fue para mí. Es por ello que me levanto a tientas; para buscar otra nueva dosis que me haga olvidar la vibrante melancolía que emana de mi pecho. 
Reacciones:

2 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.